924 09 05 05

 924 53 37 58

 924 53 62 12

Cómo elegir un buen dentista

Idealmente esperamos que nuestros dientes nos duren para siempre, por ese motivo  es esencial saber elegir un buen dentista de total confianza que atienda nuestra salud bucal y la de nuestra familia con la mayor profesionalidad posible.

A continuación exponemos algunos consejos que nos pueden ayudar a distinguir a un buen profesional del que no lo es.

Rasgos característicos de un buen dentista

Un buen dentista tiene un interés personal por sus pacientes y su salud.

Está muy orientado hacia la prevención y no es excesivamente proclive a las últimas modas o tendencias en tratamientos, salvo que estén ampliamente probadas y respaldadas científicamente.

Utiliza radiografías para realizar un diagnóstico y es probable que sugiera una radiografía completa de la boca si el paciente no dispone de ninguna anterior.

Realiza una exploración minuciosa de la boca que incluye los dientes, las encías, lengua, labios, el interior de las mejillas y el paladar, la piel de la cara y el cuello, además de explorar el cuello para detectar ganglios anormales o agrandamientos de las glándulas tiroides y parótida.

En adultos, explorará las encías con una sonda periodontal para detectar bolsas y focos de infección entre el diente y la encía.

Un buen dentista aconsejará cómo mantener la salud de su boca y le explica cómo cepillar susdientes.

Demuestra interés y es amable a la hora de contestar de forma clara todas las dudas que ustede le plantee.

Le recomienda una limpieza profunda de la boca y la clínica dental cuenta con una higienista dental titulada y colegiada.

Insiste en salvar dientes que los propios pacientes u otros profesionales consideraban perdidos.

Es recomendado por sus pacientes y lleva muchos años tratándolos.

Piense que un dentista, sobre todo si opta por trabajar solo, o en una clínica dental pequeña, debe conseguir y conservar a sus pacientes por los méritos de su trabajo.

Le recomienda que se haga revisiones regulares que sirven para detectar los problemas antes de que se agraven.

Un trabajo odontológico de calidad durará mucho tiempo en boca en la mayoría de los casos, mientras que un trabajo de mala calidad es posible que fracase en unos pocos años o perjudique seriamente al resto de la boca.

El precio no es siempre el mejor indicador para valorar la calidad de un tratamiento, más bien ponga especial atención en el tiempo que dedica el dentista para realizar el trabajo. Los tratamientos odontológicos de calidad no pueden realizarse como un trabajo en serie tipo línea de montaje, requieren tiempo y una minuciosa atención al detalle.

Antes de iniciar un tratamiento, su dentista  le debe informar claramente de qué es lo que le van a realizar y cuál puede ser el resultado esperable.

Considere diferentes opciones de tratamiento, porque es posible que haya diferentes maneras de resolver el problema.

Una buena prueba para saber si ha encontrado un buen dentista será el énfasis que éste le dé a la prevención para mantener la salud de su boca, tanto o más que a la curación de ésta.

Prácticas sospechosas

Cuando el precio que se cobra por cada tratamiento es muy bajo, puede ocurrir que el tiempo dedicado, la calidad de los materiales y la técnica empleada estén por debajo de lo aceptable.

Clínicas dentales cuya publicidad hace hincapié en el precio, tratamientos en una sola visita, rapidez de los tratamientos, ofertas agresivas, etc., es posible que estén más interesadas en impresionar al paciente que en darle tratamientos de calidad.                       

El uso rutinario de sedación intravenosa es otro mal indicio ya que implica que los pacientes son expuestos a riesgos innecesarios. Aunque la anestesia general puede ser apropiada en algunos casos (niños muy pequeños, adultos con determinadas patologías, etc.), la mayoría de los pacientes no la necesitan para tratamientos odontológicos rutinarios.

Desconfíe si no le preguntan detalladamente sobre sus antecedentes odontológicos y médicos en general. Antes de iniciar cualquier tratamiento, deberán conocer si es alérgico y a qué. También querrá saber si le han diagnosticado diabetes, enfermedad cardiovascular, hipertensión arterial, hepatitis, etc.; o si se encuentra embarazada. En todos estos casos, el tratamiento dental debe realizarse con más precauciones de las habituales.

Otros consejos para localizar a un buen dentista

Es aconsejable tener localizado a un buen dentista antes de que se produzca una urgencia.

Puede preguntar a familiares y conocidos si recomiendan a su dentista, o preguntar a su médico de familia.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, realizar analisis de las conexiones y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el analisis de sus habitos de navegacion. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuracion u obtener mas informacion Aqui.

  Acepto las cookies de este sitio.